Nov 23

Feliz día del músico

 

 

 

Con retazos de antiguas bandas y grupos norteños,  este grupo sin nombre deambula por los puestos del “mercadito” Rafael Buelna en busca de la moneda de algún sierreño alegre o un alma dolida que prefiera los versos de antiguos corridos norteños en las cantinas cercanas.

En un entorno poco cambiado en los últimas décadas, la terna alegra a los comensales de las famosas menuderias, con aquellas tan famosas dos botellas de mezcal, entre cerros y arroyos y el paso del norte, ante una realidad fracturada de movimiento alterado.

Vaciando los silbidos del acordeón y las sincopadas lineas percusivas de la música norteña encaran la energía de un tercer mundo tradicional del Sinaloa que no muere.

Acerca del autor:


Deja un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *